sábado, 7 de mayo de 2011

Las feromonas y el olfato.

¿Sabías que la nariz juega un rol fundamental en el proceso amoroso, en especial en la etapa de atracción? Según Roberto Cao Vázquez, de la Universidad de La Habana, Cuba,  a través de numerosos estudios ha llegado a la conclusión de que “dos personas se atraen por medio de la vista, el olfato, la voz y el tacto. Cuando observamos a una persona, ésta nos puede parecer o no atractiva lo cual es muy subjetivo, según el mapa mental previamente elaborado en nuestra mente acerca de qué persona sería la ideal para enamorarnos. Roberto estudió aparte el olfato, ya que este incluye la importante función de captar las moléculas como las llamadas feromonas. Según un artículo publicado en el diario Estocolmo, las feromonas son “moléculas biológicas que sirven como forma de comunicación química entre dos animales de la misma especie”. En muchas especies incluyendo la humana esta es la encargada de despertar el impulso sexual. Una feromona es segregada por la piel y se dispersa por el aire, surtiendo efecto así al ser inhaladas. Una característica de esta molécula es ser muy potente y provocar reacciones muy intensas. Poseemos un órgano en la nariz llamado “órgano vomeronasal”, el que se dedica únicamente a detectar feromonas y afectando al hipotálamo muchas veces sin ser notado siquiera por el olfato. Las feromonas actúan siempre que nos relacionamos socialmente con otras personas, estas llegan a forjar parte de la opinión que las personas tienen acerca de nosotros, ya que son parte de nuestra propia identidad. Así una feromona puede transmitir, por ejemplo, confianza, simpatía o atracción sexual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada